Periodo 2017 a 2021
Este periodo fue dirigido por la Dra. María Alejandra Aljaro Inostroza.
Dra. María Alejandra Aljaro Inostroza
La historia en palabras de la Dra. Aljaro

“Mi paso por la Sociedad Chilena de Odontopediatría comienza mucho antes de mi presidencia.

Cuando yo trabajaba en un consultorio como odontopediatra, mi querida amiga Pamela Muñoz, que estaba haciendo su especialidad, me invitó a ser socia de número y la Dra. Sonia Echeverría firmó la solicitud. Una linda época, presidida por la Dra. Patricia Andrade (una bellísima persona) y una Sociedad generosa en que encontré un nicho donde desarrollar mis habilidades.

Debo reconocer que la Sociedad Chilena de Odontopediatría me abrió el camino hacia mi especialidad, año a año, mes a mes, educándome. Falté muy pocas veces a una reunión o un congreso, la fui sintiendo mi casa y mi mentora. Debido a esto, la Sociedad ha sido un apoyo en mi desarrollo profesional, pudiendo presentarme al CONACEO, después de muchos años de estudio y trabajo arduo.

Quienes componen nuestra Sociedad somos todos quienes amamos trabajar con niños. Mientras participaba de las diferentes actividades, observé que quienes lideraban se esforzaban porque nuestra Sociedad se mantuviera en un excepcional nivel científico, y un ameno intercambio de conocimientos y compañerismo. Esto último me llevó a ser parte de este directorio, hasta que, a comienzos del 2018, posterior al XXVI Congreso Mundial de Odontopediatría (IAPD), asumí como presidenta de la Sociedad Chilena de Odontopediatría.

Cómo referirme a esos 4 años, ¡han sucedido tantas cosas!

El año 2018 fue un año de representación frente a distintas entidades, de organización en conjunto con mentores dentro del directorio que me dieron su apoyo incondicional, así como nuevos compañeros que conocí gracias a la Sociedad y que actualmente son amigos del alma.

El año 2019, listos para nuestro gran congreso en la ciudad de Puerto Varas, surge en nuestro país el llamado estallido social, una revelación de comunidades completas en que la democracia alcanzó su nivel más exuberante en muchos años.

Al mismo tiempo esta emancipada expresión de libertad trajo consigo desastres que nunca olvidaremos. En consecuencia, nuestro congreso debió aplazarse al 2020.

El año 2020, próximos a realizar finalmente nuestro encuentro, el virus Covid-19 invade nuestro país, nuestra población se encierra, nuestra rutina se ve afectada, nuestras familias se protegen y nuestros ancianos y enfermos mórbidos pasan a ser prioridad para no morir.

El país colapsa en un sistema en que los dentistas fuimos muy afectados por el nivel de contagio al que nos exponíamos o exponíamos a nuestros pacientes y al personal de salud. Sentimos temor a lo desconocido, sentimos el temor a la muerte, y vivimos la muerte de colegas y seres queridos.

Nos dimos cuenta de dos hechos: cuando hay una catástrofe se les da importancia a las vivencias realmente trascendentes, la salud, los sentimientos, las emociones, la familia.

En segundo lugar, cuando hay una catástrofe, el hombre siempre se las arregla para seguir adelante, seguimos con nuestras reuniones online, comunicándonos y apoyándonos como Sociedad Chilena de Odontopediatría. No nos rendimos y a fines del 2020 pudimos realizar nuestro congreso online y resultó un éxito.

El 2021, nuevamente aislados por los golpes del virus, seguimos intentando mantener la unión y la formación en nuestras reuniones y cursos online.

El equipo del directorio fue fundamental para ello, las filiales siempre estuvieron apoyando, nuestra querida secretaria la Sra. Nancy Sánchez y los socios se sentían parte de una entidad que debía sobrevivir. Incluso durante los años de pandemia el Grupo de Estudios de Iquique trabajó por llegar a formar su propia filial, lo que finalmente se consolidó en 2022 bajo la presidencia de nuestro estimado Dr. José Hassi.

En agosto del año 2021 tengo el honor de pasar a ser Past President, de ver cómo nuestro directorio se refresca con rostros nuevos y otros que perseveran en su labor.

Ellos merecen nuestra admiración y respeto, ya que trabajar liderando una entidad científica y social es de una generosidad inmensa.

Solo me queda decir gracias, gracias a mi directorio, gracias a los socios de número, gracias a quienes quieren ser socios activos (necesitamos muchos), gracias a quienes lideran las filiales, gracias a la fraternidad de nuestra Sociedad de Odontopediatría de Valparaíso, gracias a quienes nos entregan sus conocimientos y por, sobre todo, mil gracias a los jóvenes que se integran para mantener viva el alma de nuestra Sociedad Chilena de Odontopediatría.”